La leche materna

  • El mejor momento para iniciar a amamantar a tu hijo, es la primera media hora después del nacimiento. La primera toma de leche materna que recibe tu bebé juega un papel muy importante en su desarrollo y el de su sistema inmunológico. Es rica en nutrientes y anticuerpos que tu bebé necesita justo después de nacer.
  • Contiene una sustancia llamada inmunoglobulina A secretora, la cual forma una capa protectora sobre las membranas mucosas en los intestinos, nariz y garganta de tu bebé, precisamente las partes más susceptibles a virus, bacterias e infecciones.
  • Es el mejor y más completo alimento para tu bebé, de forma exclusiva durante sus primeros 6 meses de vida y hasta los 2 años o más con alimentos complementarios. No solo contiene nutrientes necesarios para un adecuado crecimiento físico, sino también cientos de sustancias que ayudan a su desarrollo cerebral, visual, auditivo, motor y también disminuye el riesgo de contraer enfermedades infecciosas.
  • El mejor mecanismo para lograr una excelente producción de leche es la succión y ofrecerla a libre demanda del bebé sin restricciones de horarios ni tiempos. A medida que el bebé solicita la leche materna y succiona, la madre produce la que él necesita.

Doctora Victoria Martínez Castillo

Pediatra de la Clínica Cafam.

La lactancia materna también es buena para ti.

  • Establecerá un vínculo único entre tu bebé y tú.
  • Descubrirás que es más fácil bajar de peso.
  • Demorará el inicio de tus periodos menstruales.
  • Disminuirás el riesgo de enfermedades como ciertos tipos de cáncer de ovarios y de mama, osteoporosis, enfermedades del corazón y obesidad.

En caso de que debas separarte de tu hijo por largas horas al día, deberás extraer manualmente la leche en un frasco de vidrio previamente desinfectado para qué la persona que esté a cargo del cuidado del bebé pueda alimentarlo con la leche en forma de bebida por medio de vaso o cuchara.

¿Cuánto tiempo dura la leche materna extraída en recipientes?

  • Al medio ambiente: 4 horas.
  • Refrigerada: 12 horas.
  • Congelada: 15 días.

Amamantar a tu bebé es un acto natural

Toda mujer, al momento de ser mamá, debe saber los métodos para sostener al bebé en una posición cómoda, para facilitar la salida de leche, evitar el cansancio y permitir el contacto piel a piel.

Debe estar en un lugar tranquilo y confortable en el que pueda adoptar una postura agradable; este es uno de los mejores secretos para evitar el cansancio y aumentar la producción y salida de leche. Existen varias posiciones que la madre puede elegir, entre otras: sentada, acostada, en posición de sandía o fútbol americano útil en gemelos.

Cuatro puntos claves:

  • La cabeza y el cuerpo del bebé deben estar alineados, porque el bebé no puede succionar ni deglutir con facilidad si tiene la cabeza de lado, torcida o inclinada.
  • El bebé debe estar en contacto con el cuerpo de la madre (barriga con barriga).
  • El cuerpo entero del bebé es sostenido por el brazo de la madre, que se coloca a lo largo de su espalda, especialmente si es pequeño.
  • Acercamiento del bebé al pecho, nariz al pezón-areola de la madre.

Posición de patilla

Posición de cuna sentada en un banco

Posición acostada de lado

Posición de cuna recostada en la cama

Share this post