Músculos y tejidos

Favorecedores de sus proteínas, el potasio y la vitamina B12. El hígado y las carnes magras combaten desarreglos nerviosos.

Colesterol y la circulación

Las proteínas de pescado, el yodo, el selenio y el cobre de los mariscos son también indicados para una dieta equilibrada.

Energía

Piel y Corazón. Mantiene la piel luminosa y un buen ritmo cardiaco. Son fuente de las vitaminas B1 y B6, ácido fólico, magnesio y hierro.

Huesos y piel

Las vitaminas A (retinol), B12 y D, el fósforo, el potasio y el yodo favorecen a la piel, los huesos y previenen los desórdenes neurológicos.

Cerebro y dientes.

La vitamina C y K, el potasio y la fructosa (el azúcar de las frutas) inhiben las hemorragias y favorecen a los dientes y la actividad cerebral.

Vista y circulación.

Las vitaminas C, E y K y la provitamina A (betacaroteno) son esenciales para la vista y los vasos sanguíneos.

Piel y aparato digestivo.

Las vitaminas B6 y K, el ácido fólico, el magnesio, el hierro y el yodo dan energía y la fibra favorece al tracto intestinal.

Músculos y tejidos

Favorecedores de sus proteínas, el potasio y la vitamina B12. El hígado y las carnes magras combaten desarreglos nerviosos.

Colesterol y la circulación

Las proteínas de pescado, el yodo, el selenio y el cobre de los mariscos son también indicados para una dieta equilibrada.

Energía

Piel y Corazón. Mantiene la piel luminosa y un buen ritmo cardiaco. Son fuente de las vitaminas B1 y B6, ácido fólico, magnesio y hierro.

Huesos y piel

Las vitaminas A (retinol), B12 y D, el fósforo, el potasio y el yodo favorecen a la piel, los huesos y previenen los desórdenes neurológicos.

Cerebro y dientes.

La vitamina C y K, el potasio y la fructosa (el azúcar de las frutas) inhiben las hemorragias y favorecen a los dientes y la actividad cerebral.

Vista y circulación.

Las vitaminas C, E y K y la provitamina A (betacaroteno) son esenciales para la vista y los vasos sanguíneos.

Piel y aparato digestivo.

Las vitaminas B6 y K, el ácido fólico, el magnesio, el hierro y el yodo dan energía y la fibra favorece al tracto intestinal.

El Colesterol

es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo humano necesaria para el funcionamiento del organismo. Esta interviene en procesos metabólicos, hormonales, digestivos y nerviosos.

¡Cuidado!

Un exceso de colesterol puede tapar tus arterias y provocar enfermedades cardiacas.

Evita las grasas animales, huevos y leche, opta por pescado blanco y proteína de soya.

Ingiere abundantes fibras vegetales, frutas y verduras crudas en forma de ensalada.

Elimina el azúcar blanco y todos los productos elaborados con harinas.

Consume ajo y cebolla.

Los niveles altos de colesterol pueden estar asociados al estrés. Intenta maneras de reducirlo.

Mantente en forma realizando ejercicio físico moderado o caminatas a diario.

Share this post